Yo tuve un ángel

Quién llegó a la casa?

Quién llegó?

Los pómulos ausentes, silenciosos

La cuarta vereda hace lluvia en tu espalda

Yo tuve un ángel y el hacha

La madre siempre está llegando

Otros son  los que sesgan

Haciéndonos partir

Mi perro olfatea los zapatos del peregrino

Que trae mucho cuero de caimán dentro

Un hombrecillo cree ver en su dedo índice el mundo

Un hombrecillo se asoma en todas las ventanas

En todas las vidrieras obtusas

La dama pasa, pase.

Convido a los perros

A los hombres-perros

A defender el hueso

A ser la araña hilando en el abismo

A ser perros, pero bien perros

Y defender el hueso

Sus ojos son grandes

Porque lo miran los animales de la casa

Este loro no sabe cantar

Y le ha dejado un babero en la boca a nuestro huésped

Gracias Pessoa por advertirnos

la justa observación de las cosas

Que no es la observación del pensamiento

Estos peregrinos que nos visitan

No avisan cuando van a llegar

Ni cuando partirán

Lo justo por lo justo fracciona el azar

Quién llegó a la casa?

Quien llegó, pase.

Autor: Miguel Guédez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: