Llovizna

 

Poso mis manos en la orilla de la ventana
El tiempo se mece detenido en la copa
de los árboles
No siento cada diminuta gota que cae
en el mar sereno de mi frente
Ni el humedecer de las flores
de mi vestido azul

Dónde hijos
dónde amante ya sin rostro
dónde casa ya sin techo

Aprieto el aire  encaro al cielo
Sobo los pocos cabellos que me quedan
Cierro los ojos
Continúo observando por la ventana
Y mis manos sonríen
Quizás por última vez

 

Autor: Miguel Guédez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: