Estos poemas los escribí mientras abrazaba tu cuerpo

Ya ves, nunca es tarde cuando amanece por el labio acústico de un niño y los peces nos observan desde el vientre de las ballenas. Tú comes plancton en noches sin fin, iluminas tu sangre y yo me vierto en lo hondo de calles deshabitadas aluvión de esquina. Hoy recuerdo el deber de no extrañar ciertas manzanas masticadas y nunca digeridas de tanto mar en sus cuellos. Volvemos a los nexos con lo íntimo avanzamos en la siembra de las luces del mañana.

Todos los seres que no seremos los vivo contigo. Quizás un arlequín desposeído de magia y color o un ron que ahora está bebiendo el borracho de la esquina. Quizás sea una máquina de escribir cuyas teclas son las frutas que siempre deseaste probar o tal vez sólo sea un gorrión buscando calor en tus hombros. No hablemos de las palmas del Caribe trepadoras de esperanza, las olas nunca podrán arrebatarles el fulgor como a tu risa. Ay, pequeña, hacia dónde nos llevan nuestros pies, esos diminutos arreboles que somos y que siempre quisimos ser.

De esta vida siembro para otra. De tantas vidas abro el compás. Del cielo tomo lo más mínimo. De la tierra recupero la risa del mendigo. Del alcohol cobro. De las calles robo el verbo. De la familia hago álbumes para decorar el espíritu. De ti renazco, me olvido de mí, y tomo un gran impulso para besarlo todo como te beso a ti.

 

Autor: Miguel Guédez

Una respuesta a Estos poemas los escribí mientras abrazaba tu cuerpo

  1. Yur! dice:

    Buenísimos tus poemas, los leí y te comento que, escribiendo estas líneas boté algunas lágrimas, pues, a medida que iba leyendo e interpretando tus poemas recordaba tus inicios en este mundo tan diferente, tan metafórico, tan mágico…
    Aún te veo caminando con lápiz y papel en mano, anotando lo que la naturaleza te decía que escribieras,
    aún veo tu mirada extrañada cuando creías que algo descuadraba,
    aún veo tu sonrisa de placer, cuando estabas a gusto, mientras yo deseaba que se mantuviera
    hoy te veo y me siento orgullosa de haber confiado en ti, de que tengas la misma sonrisa de placer, y sigas luchando por lo que te gusta
    Te vi crecer, aunque siempre has sido grande, y eso me llena de satisfacción, pero ¿cómo no vas a ser grande si eres el reflejo de tus dos grandes maestros?…
    Felicitaciones y espero seguir viendote y seguir admirando tus frutos
    Me gusto mucho “nacimos”
    Quisiera dejar un comentario en todos, pero me dejas sin palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: