Los días del miedo

LOS DIAS DEL MIEDO

En estos días de temores, ¿cuándo no han sido?, leo al poeta René Char. Vida en refriega, fervor de los lugares de su aldea, de las cosas estables y fugaces, negaciones hasta el riesgo de su vida en la guerra, develador de lo humano huidizo, cruel y cobarde.
¿Qué es más trágico: la desesperación de ilusiones maltratadas en el pasado-presente, o los miedos imaginados para el incógnito futuro-presente?. Las primeras son batallas de la desinteresada juventud, sería el furor romántico, heroico o vulnerado; las segundas son evasiones temerosas de la vejez, de asustadizos recitadores de epitafios.
El poeta René Char vivió y llegó a su fin siendo el niño ilusionado de L’Isle-sur-Sorgue. Nunca abrió habitaciones al miedo. Por eso testimonió “Amor mío, poco importa que yo haya nacido: te vuelves visible en el lugar en que desaparezco”. Es más, ese incrédulo de la existencia dejó en sus poemas el fino hilo de su escepticismo creador, cuando de este breve tránsito que nos angustia y atemoriza dijo “El presente-pasado, el presente-futuro. Nada precede, y nada sucede, únicamente las ofrendas de la imaginación”.

Santa Clara. Barinitas.

Jesús E. Guédez

Una respuesta a Los días del miedo

  1. Ana dice:

    Ya tienes a Rafael Rubio en tus manos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: