No, es fatuo.

 

Esta luz en los ojos de mi gato

Ni las legumbres son fatuas

Fatuo el dedo índice apuntando la carne

El pene bajo tus rodillas

¿Acaso no es fatuo tirarse de espaldas tan temprano

cuando apenas el rojo mar hierve sus cantos?

¿Dirigir una postal furibunda a una niña de doce años?

¿No es fatuo el aliento de los perros al amanecer?

¿La mordida del tiempo en los talones?

Eso sí que no es fatuo.

Fatuos no son, no qué va, los escenarios públicos

La degustación de la espina clavada en el otro

Fatuo no es el vino añejado cinco segundos en tus labios

Ni las ganas de partirle esta botella en la cara

Al que te dejó la cicatriz en el muslo izquierdo

Es fatuo ir de puntillas en el metro

No es fatuo el cigarrillo, la lascivia y robar en el metro

Son fatuos los titulares que no hablan de los desaparecidos de ayer

Son fatuos los titulares que hablan de los desaparecidos de ayer

Es fatuo comer solo, no es fatuo estar solo

Es fatuo verte pasar, no es fatuo pasar

No es fatuo arder

No es fatuo arder si hay alguien por ahí cerca

 

Autor: Miguel Guédez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: