Hachazos

 

La noche es un puma desollado

No hay duermevela ni velamen en los naranjos

La luna pesa diez gramos en los labios de una niña

De hachazos y destajos

se hace el límite de los labios

luego deviene en piedra, muros

La perdiz en descenso mortal es infinita

En el ocaso del abismo hay un tigre

Hoy arrojé una moneda al sombrero de un flautista

En busca del mono que agita tu vientre

Tu vientrílocuo  o  aire espacial

La noche es un puma desollado

Retorciéndose

Sangrando estrellas

 

Autor: Miguel Guédez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: