Péndulo

 

Siempre la misma trenza fuera de lugar

las palmas y la brisa muerta

 

Hay tantas cosas tantas

Como trenzas     palmas     dientes

pero sobre todo, péndulos

esos desquicios del deseo

 

Hoy soy un péndulo hermoso     

inmenso y negro

Hoy visité los riscos

y las avenidas áridas del desierto 

fue un duro movimiento equinoccial

 

Luego pendulé hacia el otro lado

Hallé un vellón grasiento

y gente sin huesos

 

Me fui oxidando en cada viaje

La sal en mis fisuras

El huerto pobre en mi espalda

Luces apagadas en las frentes            

 

Después de ir y venir     ir y venir

conseguí el centro la calma

Las campanas ya no me atormentan

y tus pétalos son inalcanzables

 

–Se acabó, ¡hasta aquí!

 

Llegó la mar y lo detuvo todo

todo movimiento inevitable

 

Abrazaron a este pobre péndulo

y lo dejaron colgado para siempre

en vastas tierras sin razón

Más allá de la memoria

Más allá del ciruelo

 

Autor: Miguel Guédez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: