Una tumba llena de rosas

 

 

Abres las ventanas

Es de día por el cielo

pero un fuego interior oscurece

el vuelo breve de las aves

 

Te sientes a mares

si fijas la pupila en un punto álgido dentro de ti

Pero no, ya no tienes pupilas

y todos los puntos bullen allí dentro,

entonces ríes con mueca sardónica

 

No, no tenemos un fin

sino muchos principios

Un ardor incipiente en la mirada

Un vocablo que nos prefiere silentes

Un bosque en llamas que nos hiere

Pero tú quieres tocar con el alma las cosas

Pujas las palabras fuera de ti

Deseas estar en medio del bosque

 

Los gatos fueron testigos

del ascetismo de las cosas

 

Los pasos se encuentran solos

Se reconocen por la pisada

Y sobre todo por lo que dejan de pisar

 

 

Autor: Miguel Guédez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: