¿El socialismo nos salvará del capitalismo?

Escrito por: Miguel Guédez 

 

¿El socialismo salvará al capitalismo?

    La crisis económica ha puesto a repensar a todos

 

      “Y a la par que avanza, se cava su fosa y crea a sus propios enterradores.”

                                                                               Manifiesto comunista.

 

 

El nuevo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, tomó posesión el 20 de enero del presente año (2009) ante una gran expectativa mundial. Por un lado, está la esperanza de los pueblos de contar con un sistema más justo e igualitario, y, por el otro, se encuentran las grandes corporaciones y los bancos, que, ante la crisis global del capitalismo, esperan las medidas económicas que pueda tomar el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

 

La crisis económica y financiera que comenzó a gestarse a finales del 2007, cuyos efectos, hasta ahora, hacen pensar que se trata de la mayor crisis desde la Gran depresión de los años 30, ha traído consigo consecuencias devastadoras para la población norteamericana. El Departamento de Trabajo de Estados Unidos  informó en el mes de marzo (2009) que el número de personas que siguen recibiendo el seguro de desempleo se incrementó en 185.000 hasta llegar a totalizar 5,47 millones de  desempleados, la cifra más alta registrada desde la profunda recesión de 1983.

 

Durante el mes de marzo (2009), la revista Fortune reveló cifras alarmantes para la economía estadounidense. En la famosa lista “Fortune-500”, se evidenció el desenvolvimiento económico de las principales 500 firmas, y se concluyó que, en 2008, los ingresos combinados de éstas descendieron muy cerca de los $650.000 millones. Esta cifra parece concordar con el paquete de rescate financiero anunciado por el presidente Barack Obama, quien estima necesario un aporte del Estado de $700.000 millones para reactivar la economía norteamericana.

Sin embargo, el economista venezolano Jesús Farías, egresado en 1987 del Alemania Hochschule Fûr Okonomic, no ve con muy buenos ojos el paquete de rescate financiero propuesto por el presidente Obama, cuyo propósito es inyectar grandes sumas de dinero a bancos y corporaciones declarados en banca rota, con la esperanza de alentar nuevamente el crédito y el consumo. “El problema es que ahí no es donde radica la médula, claro, es parte de la situación económica que está atravesando el mundo. Recuperando la banca, con toda seguridad la economía se pueda reanimar, pero el problema no es si la economía se reanima o no, el problema es si la economía pueda estar al servicio del hombre, y no entrar en contradicción directa con la naturaleza, y ahí no se ha tocado absolutamente nada.”

 

Las políticas económicas que Obama ha propuesto, entre ellas, la de nacionalizar algunas empresas y bancos privados, le han hecho merecedor dentro de su país, de ser llamado “socialista”. El New York Times le preguntó a los pocos días de haber asumido la presidencia, si, en efecto, sus políticas tenían alguna característica socialista. “La respuesta sería no”, contestó el presidente. Pero a raíz de esta intervención, el conservador Rush Limbaugh, quien conduce un programa radial, tan popular, que lo han denominado “el portavoz, y hasta líder, del Partido Republicano”, se preguntó “¿por qué voy a querer que el socialismo triunfe en EE.UU?” (BBC Mundo, 22-03-09)  haciendo alusión al presidente. Pero la política de Obama dista de ser una medida socialista, ya que no implica que el Gobierno tome el control y asuma la dirigencia de las empresas que está ayudando a salir de la crisis, como ha sucedido en países como Venezuela y Cuba, donde se han nacionalizado las principales empresas productoras y de servicios.

 

El presidente Obama está continuando la política económica que venía desarrollando su antecesor, George Bush, quien aprobó en septiembre de 2008, que la Reserva Federal le prestase a la aseguradora quebrada AIG (American Internacional Group, Inc) la histórica suma de  $85.000 millones. Y, en efecto, una demostración del poco control gubernamental sobre esta empresa, es que la alta directiva de la AIG aprovechó para repartirse $135 millones en bonos. No obstante, meses después, y ante el escándalo público, Obama tuvo que llamar a juicio a esa directiva, la cual se vio en la obligación de devolver parte del dinero.

 

¿El pueblo norteamericano se está pintando de rojo?

 

Una encuesta telefónica nacional realizada a principios de abril por la encuestadora Rasmussen Reports, descubrió que sólo el 53% de los estadounidenses creen que el capitalismo es superior al socialismo; 20% está a favor del socialismo y el 27% están indecisos. Pero en la generación joven, menor a los 30 años, la diferencia estuvo más cerrada: 37% prefiere el capitalismo, 33% el socialismo, y el 30% restante se muestra  indeciso. Estos resultados demuestran que, pese al dominio mediático de cadenas como NBC, FOX y CNN, una parte importante de la población no piensa de acuerdo a lo que los principales medios difunden como idea única, completamente anti socialista.

 

En manifestaciones recientes en USA se ha logrado vislumbrar la consigna “Socialism saves capitalism”. No es casualidad que ésta bandera se esté levantando ahora, Marx y Engels ya habían anticipado las reacciones que tendría el capitalismo en situaciones críticas, en el famoso Manifiesto Comunista de 1848: “¿Cómo se sobrepone la burguesía a las crisis económicas? De dos formas: destruyendo violentamente una gran masa de fuerzas productivas y conquistando nuevos mercados, a la par que procurando explotar más concienzudamente, los mercados antiguos. Es decir, que remedia unas crisis, preparando otras más profundas e importantes, y destruyendo los medios de que dispone para prevenirlas.”

Analicemos: sólo en Estados Unidos hay 5,47 millones de desempleados, y aún están cerrando departamentos en las principales corporaciones, ¿será esto a lo que se referían los comunistas al decir, “destruyendo violentamente una gran masa de fuerzas productivas”? Por otra parte, el belicismo norteamericano avanza en el medio oriente, ahora con más fuerza en Afganistán e incursionando en nuevos conflictos con Pakistán y Somalia. Hay que recordar que el 54% del presupuesto norteamericano es destinado al negocio de la guerra. Qué casualidad, los comunistas también advirtieron que el capitalismo remediaría sus crisis “conquistando nuevos mercados, a la par que procurando explotar más concienzudamente, los mercados antiguos”. Y qué es Irak y Afganistán para USA, sino viejos mercados. Y qué son Pakistán y Somalia, sino nuevos mercados para el complejo militar-industrial, como lo denominara el general Eisenhower.

El 19 de marzo de 2009, Obama reveló durante el programa de televisión The tonight Show de NBC, “aquí está el pequeño y sucio secreto: la mayoría de las cosas que nos tiene en problemas eran perfectamente legales. Y esto es un signo de cuánto tenemos que cambiar las leyes, ¿verdad?”. El Manifiesto nos dice que el capitalismo “remedia unas crisis, preparando otras más profundas e importantes, y destruyendo los medios de que dispone para prevenirlas.” En este caso el medio para prevenir las crisis es cambiando el “sucio secreto” como dice el presidente Obama, es decir, modificando las leyes que permitieron que el sistema financiero se fuera a pique debido a una especulación desmesurada. Pero esto no ha sucedido, y en la pasada reunión del G-20 en Londres,  quedó demostrado que esas tampoco son las intenciones.

Jesús Farías manifiesta que “los problemas de raíz no van a ser resueltos, así que existe el peligro de que una mayor crisis surja y se agudice, a tal extremo, que pueda traer como consecuencia una verdadera convulsión social a nivel planetario.” Es decir, que las medidas tomadas por Obama, que además ya Bush venía aplicándolas, no constituyen especialmente un aliento para resolver los grandes problemas de la humanidad: el desempleo, la alimentación y la salud, sino que parecieran más bien agudizar la crisis. Todo indica que tiempos difíciles se avecinan, y que no serán momentos para héroes individuales, sino para soluciones colectivas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: