Desfavorable encantamiento del regreso – Rosamel del Valle. Chile

Dedico este poema de Rosamel a la memoria del poeta venezolano Eleazar León, quien ha dejado nuestro mundo recientemente.

Del libro: Adiós enigma tornasol. 1967

 

Desfavorable encantamiento del regreso


¿Y ahora? ¿Qué soy? ¿Qué eres? La iridiscente

Pesadilla del hermoso infierno

Inflamó la cicatriz. La luz amada y temida

Floreció en el relámpago. Desnudos estamos

Ante el universo crecido y hemos madurado antes de tiempo.

¿Qué es ese ojo que llaman sol? Creo en una bebida

De olvidado sabor en los huesos. Así se lustran la lengua

Los que vuelven. Los que destapan el lecho donde durmió

el cuerpo encantado por indescifrables artificios.

Di tú que sabes de artes comunicantes, fiel a tus amigos

ventrílocuos y a magos amantes de rosas cultivadas

en el jardín de las levitaciones,

Di tú, mujer y fidelidad -lo difícil-, grano dorado y estrella

de corazón abierto,

¿Nos recibe el universo o nos rechaza? ¿Tienen alguna puerta

las murallas que nos esperan?

Tú sabes, soy el escorpión de la duda y apenas si algo aprendf

en la flagelante academia de las llamas.

Mi corazón estuvo vacío y tú eras la fabulosa leyenda de la

haz flotando sobre las aguas, la creación urdida,

amada por mí en esa profundidad sin nombre.

Tú, fidelidad. Yo, escorpión. El signo está en las líneas centrales

de mis manos y también en mi nombre.

 

*

Era bello el infierno en la metamorfosis.

¿Entiendes? Animales y pájaros convertidos en países, en

en ciudades, en lenguajes.

La tempestad de cabellos plomizos no envejecía en los espejos,

Jóvenes huracanes se abrían en el cielo de la lengua

Entre tú y yo y esas llamas que me lamían desde lejos.

No cuchillos calientes sino tierna belladona

O miel en metamorfosis en varias clepsidras.

El tiempo, tu tiempo, decía el coro.

                                                             Mientras

Tú que eras la inmensidad perdida entrabas

En frías mansiones por escalas líquidas,

Tal vez en el agua de la muerte en la ausencia.

Desposada entre hachas ardientes,

Con mi corazón puesto en el dedo como anillo.

Sola, estrella perseguida por pájaros en invierno.

Y yo en la luminosidad para ciegos

                                                       Más solo

Que el dios dormido entre helechos sonrientes.

 

*

¿Cómo se abrió mi corazón para animales y pájaros

Y no para quien me lleva a imagen y semejanza?

En un tiempo cada país fue visión encandilada,

Cada ciudad pozo de celebración con mil manos dispersas entre

fuegos artificiales,

Cada hombre movible imagen terrestre,

Cada mujer estrella con tijeras de fuego y sonrisa injertada

por el rayo. Sí, y cada vida sinfonía total en el

delirio

Y cada muerte tu boca decapitada en el sueño,

¿Cómo mis brazos sonámbulos

Fueron boda y regocijo en tu cuerpo?

Así se pasa por el ojo de la aguja y por la aguja de los ojos,

Así se reúnen los años en la cabeza para el viaje

Y los cenicientos inviernos para dispersarse.

Oh jinete avispado que recorres el tiempo

¿Cómo no preguntar por la fábula, cómo no interrogar a la

piedra levantada?

¿Por qué y para qué estas estampas de lengua tornasol,

Esta inmensa polvareda de días en los caminos?

Oh tierra lejana en la que criado fui

Por pálidas serpientes,

Tu vieja humedad es el tatuaje de mis huesos.

Mi traje es todavía tu regalo en mi primer cumpleaños

Y aun ajado brilla con tus caricias

Y en mi cuerpo florece aún el pálido ungüento

Amasado por ti con gotas de la noche y con gotas

Del día levantado por magos sin origen y con gotas

De rocío volcado en vasos comunicantes por el tiempo y con gotas

De la miel pura de la vida imantada y con gotas

De la cicuta amorosa de la muerte.

 

*

                                                                    Y ahora,

Ya ves, brilla en mi piel la luz de Eurídice:

La extranjera pegada a huesos tuyos y a tempestades mías.

La extranjera en viaje por mi ser, nube de estío en un cielo olvidado.

Se abrieron al fin las puertas secretas y vamos en vuelo

Y abierto está el libro de los resúmenes.

>Quién regresa con encantamientos y signos

Le ha robado al sol su melodía,

A la noche los alcoholes de su cabellera.

Clavado esta el recuerdo con alfileres de fuego

Y, de muerte, resucita..

                                                                        Tal vez

Un pájaro en vuelo por el desierto

O una nube extraviada en el mar por el trueno.

Tal vez el camino que envejeció alejándose,

El humo que nos esperaba detrás de las montañas

En el maleficio de los indios porfiados.

Tal vez y tal vez y tal vez.

 

*

¿Y si el misterio nos corta las manos? ¿Quién

Nos uniría de nuevo? Aférrate a mis huesos, palabra

De cuerpo y espíritu cúbrete con casco lunar

Mientras ensayo el paso de danza para ti,

El Pas de deux de dos muertes para mí.

                                                                        El trino

De leones y pájaros es la música de un sueño:

Prisionera estás entre olas y amapolas,

Prisionera estás en un vértigo cultivado por magos,

Prisionera estás junto al fuego en una sala de música.

                                                                        Y yo desciendo,

Desciendo a lo largo de tu sombra

Con el sonoro anticipo de las lluvias que me esperan.

Tú, lejos de tu origen, de tu vida y de tu muerte,

Yo, cerca de mi origen, de mi vida y de mi muerte:

Prisioneros en el canto del viento degollado y majestuoso.

Así no sea.

Y no amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: