El instinto hachado

Hacha-de-Guerra

 “En su interior quedan aprisionados en sus jaulas, y al exterior atados con muchas vueltas. A pesar de estas sus prisiones, están tan obcecados que creen haber triunfado. Si este es su triunfo, el del prisionero, que ha quedado con las manos atadas y los dedos agarrotados, el del trigre o la pantera metidos en un saco o enjaulados, lo será también”. Chuang Tzu.

 

El instinto continuamente es hachado por las instituciones,  por el orden socialmente establecido, pero el instinto siempre insiste en salirse de esos meandros pétreos, el instinto siempre consigue fisuras por donde tomar un poco de sol.

 

La esterilización de la imaginación es de lo único que se encarga el Estado. Porque el Estado sólo quiere una imaginación encausada, como la Religión. Sólo podemos crear dentro de las paredes que ellos han edificado, sólo podemos crear en sus escritorios. El orden establecido no admite la contradicción, la dialéctica, los opuestos; todos principios necesarios para que cualquier potencia pase a ser energía. Es tan natural como el hombre y la mujer, opuestos necesarios, opuestos que se atraen, para gozar, engendrar, hasta para destruirse; pero, en fin, opuestos necesarios para la chispa detonante, para la TRANSFORMACION. Para luchar contra esta plastificación del alma por parte de la empaquetadora Estado, el hombre ha recurrido al arte, único espacio donde se ha logrado desvestir, follar, destripar al Ogro imberbe. Sin embargo, jugar imaginativamente a destapar las cañerías no basta, la ensoñación artística nada cambiará, aunque sí dará satisfacción a los que deben lidiar día a día en las instituciones, sin poder hacer nada, atados sus cerebros a la boca sin fondo de las letrinas donde flotan las leyes.

Sin embargo, la cultura que preexiste te dice “lo único con lo que podrán ganarse un poco de respeto es con el trabajo, con el esfuerzo”.

Recordemos a Chuang Tzu: “Todo el mundo conoce la utilidad de ser útil, pero nadie conoce la utilidad de no ser útil para nada”.

 

Ahora existe cantidad de información llamando a despertar a la humanidad, porque los que tienen el poder la tienen hipnotizada, idiotizada, pero, ¿Cuándo no ha sido así? Ha nacido una contrainformación caótica, desmelenada, orientada a saturar los sentidos y la conciencia del ciudadano, al igual que los medios controlados por los grandes amos.

El problema no es el conocimiento del problema, el problema es sembrar en el hombre la capacidad de descubrir, de autodescubrirse en el otro, de ser. Y, muy importante, debemos dar el arma a los demás para que nos corten las supuestas flores que salen de nuestra piel, para que renazcan más bellas, más fuertes, con colores creados a fuerza de voluntad. Darle armas al otro, pero también recordarle que en algún momento deberá ceder las suyas también. Porque, ¿qué haría yo armado (de ideas, de amor, con balas de fuego cultural) si no hay rival, ni amigo, ni sucesor, si no reconozco tampoco a mi antecesor?

Ante tanto barullo informativo: Internet, tv, prensa, libros, debe nacer un arte hecho de oxigeno, donde el hombre pueda refrescar su conciencia, donde el hombre pueda llenar los pulmones de su conciencia sin el sentido del vértigo que ya vive, sino de transgresión animal, de garra animal, y me refiero es a lo primigenio, al instinto, si despertamos el instinto despertamos al hombre. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: