Aquí me quedo

De todos, me quedo con los que no se esconden detrás de su sombra, de su marchita sonrisa, y de sus rencores infestos.

De todos, pido la mano a los huertos, a la papa, a los gusanos y al injerto. Pido sin exigir.

De todos, me quedo con los ruidosos de la esquina, con los ausentes de la otra esquina, pero nunca con los de mueca retraída, nunca con los que exhalan palabras masticadas antes de entrar en los dominios del viento. Nunca!

De todos, la herida abierta en la rodilla, el fuego batiéndose en la espina y el minero que se limpia el culo con las noticias.

De todos, la madre que somos todos cuando parimos un árbol, una casa en los aires para las aves y una barca en los otros para ir por ellos sin descanso.

De todos, todo, salvo el engaño y la zamurada por vigilia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: