Sobreescrito

 

¿Acaso pretendo que me llamen poeta? No. Yo sólo escribo, desesperadamente escribo, a falta de algo, o de una cosa en que ocuparme de verdad. Escribo cuando la realidad parece irremediable; pero, cuando despierto de la escritura, confirmo que la realidad sigue igual, y eso me obliga a olvidar la escritura y caminar por la senda de los que no leen ni escriben, y sólo dan  grandes zancadas en el hígado a los perros, como si besaran a la más dulce muchacha, en el ombligo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: